Incontinencia Urinaria

INCONTILASE

¿Qué es la Incontinencia Urinaria de Esfuerzo (SUI)?

La Incontinencia Urinaria de Esfuerzo o de Estrés (conocida por sus siglas en inglés SUI) es la forma más común de incontinencia urinaria en mujeres. Se caracteriza por la pérdida involuntaria de orina que se produce al toser, estornudar, reír o realizar un esfuerzo físico como una actividad deportiva o un cambio súbito de posición

Es la forma de incontinencia urinaria más frecuente en mujeres mayores de 45 años, afectando al 30% de ellas. Y es también más frecuente en mujeres de edad avanzada.

La incontinencia urinaria Es un problema molesto que puede tener un profundo impacto en la calidad de vida de la mujer, en su ámbito laboral y en sus relaciones sociales. Sin embargo, muchas de ellas lo ocultan a sus médicos por vergüenza o miedo a la cirugía, por lo que el problema va empeorando con el tiempo y haciendo más difícil la solución.

La incontinencia urinaria está relacionada con los embarazos, los partos, sobre todo los partos prolongados, la obesidad, el estreñimiento crónico y los cambios hormonales que se producen en la menopausia.
La consecuencia es que las paredes de la vagina pierden grosor y elasticidad, y la musculatura de la pelvis se relaja. El músculo esfínter de la uretra y los músculos del suelo pélvico que sostienen la vejiga y la uretra se debilitan; y el esfínter no puede impedir el flujo de la orina al exterior cuando hay un aumento de presión en el abdomen (por ejemplo, al toser, estornudar o levantar algo pesado).
Algunos investigadores han sugerido que los ligamentos de las mujeres con incontinencia urinaria de esfuerzo, presentan una disminución en la cantidad o calidad del colágeno, o hay una alteración en su composición.

El tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo consiste en aumentar la resistencia de la uretra para que la presión intravesical (en el interior de la vejiga) no supere a la uretral durante los esfuerzos. Aunque hasta hace poco tiempo la única solución era la cirugía, asociada o no a tratamientos no invasivos (electroestimulación, ejercicios de Kegel, conos vaginales, medicación). La cirugía es un procedimiento invasivo que requiere un período de recuperación largo y no está libre de el riesgo de complicaciones. Por este riesgo la mayoría de ginecólogos y urólogos no recomiendan el tratamiento quirúrgico en los casos leves o moderados, que son los más frecuentes
En la actualidad se buscan soluciones para las pacientes basadas en tratamientos poco o no invasivos, menos dolorosos y que generen la menor incapacidad y riesgos posible.

Terapia Láser para el tratamiento de la Incontinencia Urinaria de Esfuerzo. ¿Qué es INCONTILASE?

INCONTILASE es una terapia láser no invasiva, basada en el empleo del láser Erbio:YAG de FOTONA, para el tratamiento de la incontinencia urinaria leve y moderada.
Consiste en la estimulación fototérmica no ablativa de la zona uretral y de la pared anterior de la vagina consiguiendo un engrosamiento de la dermis vaginal, un aumento de la tensión de los tejidos y una mejora de la contracción en estas estructuras. Estos efectos se logran gracias a la formación de nuevo colágeno y a la remodelación del existente.
Las indicaciones para la aplicación de esta terapia son la incontinencia urinaria de esfuerzo (SUI) de leve a moderada.

Todos los estudios clínicos realizados muestran que es un procedimiento eficaz, fácil de realizar y seguro.

¿Cómo funciona el láser Erbio:YAG de FOTONA en el tratamiento INCONTILASE?

Esta terapia se basa en los efectos térmicos inducidos a nivel de los tejidos tratados por la aplicación del láser en el modo denominado Smooth. El modo Smooth es el único que consigue aplicar la energía láser en forma de pulsos específicos de energía de forma precisa, selectiva y no ablativa, en la mucosa de la región vestibular y del orificio uretral, así como a lo largo de toda la pared anterior de la vagina.

El láser empleado es una fuente de Erbio:YAG con una longitud de onda de 2940 nm, con el que se aplican pulsos de energía láser sobre la mucosa vaginal y sobre la fascia endopélvica que es muy rica en colágeno; el efecto térmico del láser erbio produce una remodelación del colágeno existente e induce la formación duradera de nuevas fibras de colágeno.

Los estudios clínicos han demostrado remodelación y formación del colágeno, inducidas por el tratamiento con láser, conducen a un tensado y a una contracción o encogimiento de los tejidos irradiados. La consecuencia es la recuperación de la capacidad normal de retención de la orina. El aumento del grosor de la pared anterior de la vagina permite reforzar la uretra, reposicionar la vejiga urinaria y restablecer el control urinario normal.

¿Cuáles son las ventajas exclusivas de INCONTILASE?

  • El procedimiento se realiza de modo ambulatorio; no necesita realizar incisiones y es prácticamente indoloro, sin ablación, corte, sangrado o suturas.
  • No requiere la aplicación de ningún tipo de anestesia
  • La recuperación es extremadamente rápida, sin necesidad de emplear analgésicos o antibióticos
  • No se requiere ninguna preparación especial previa a la operación, ni precauciones postoperatorias (por precaución se recomienda no tener relaciones sexuales en las 72 h posteriores al tratamiento). Las pacientes pueden volver inmediatamente a sus actividades diarias normales.
  • Por lo general se recomiendan dos sesiones para aliviar la incontinencia urinaria de esfuerzo de leve a moderada, aunque la mejora es clara desde la primera sesión. La segunda sesión de refuerzo se dará seis semanas tras la primera.
  • La duración de los efectos es de un año tras el tratamiento, pudiendo realizarse una sesión de mantenimiento anual a partir de entonces y con la misma eficacia.

Resultados clínicos

Los datos de eficacia del tratamiento están basados en la evaluación subjetiva de las pacientes tratadas, mediante el empleo de cuestionarios estandarizados y en el uso del test específico Q-tip (utilizando una torunda de algodón), que permite evaluar objetivamente el estado de la uretra y del cuello de la vejiga urinaria, así como en medidas de la función de la musculatura del suelo pélvico.

Los estudios clínicos confirman que INCONTILASE es una opción de tratamiento eficaz, segura y cómoda para aliviar los síntomas dela incontinencia urinaria de esfuerzo leve y moderada.

  • Prácticamente el 70% de las pacientes no experimentan pérdidas de orina después de 120 días.
  • El 90% de las pacientes con incontinencia urinaria de esfuerzo leve y el 76% de las pacientes con incontinencia urinaria de esfuerzo moderada, necesitan un único tratamiento láser para la desaparición de los síntomas.
  • En conjunto el 95% de todas las pacientes tratadas están libres de incontinencia 12 meses después del tratamiento y el 5% restante presentan una leve incontinencia de esfuerzo.
  • El tratamiento consigue una mejora en todos los parámetros medidos, relacionados con la incontinencia urinaria de esfuerzo.
  • No se observan efectos adversos en ninguno de los estudios.

MAS INFORMACIÓN